El cuento de la lechera llamado plan de empresa

lechera

Visualizando distintos planes de empresa de emprendedores, vemos que todos ellos tienen un punto en común, lo aguantan todo y siempre es un negocio super rentable.

El papel lo aguanta todo y los números siempre salen si uno pone las cantidades adecuadas en las casillas adecuadas. Pero… a la hora de la verdad un negocio no sólo es declaración de intenciones y hay infinidad de factores que influyen en una correcta consecución del mismo.

Este es el cuento de la lechera (de obligada lectura para un emprendedor):

Iba alegre la lechera camino del mercado. Con paso vivo, sencilla y graciosa, sostenía sobre su cabeza un cántaro lleno de leche. Ese día se sentía realmente feliz y a medida que se iba acercando al pueblo, su dicha aumentaba.¿Por qué? Porque la gentil lechera caminaba acompañada por sus pensamientos y con la imaginación veía muchas cosas hermosas para el futuro.

“Sí-pensaba-.Ahora llegaré al mercado y encontraré en seguida comprador para esta riquísima leche. Sin duda, han de pagármela a buen precio, que bien lo vale.

“En cuanto consiga el dinero, allí mismo compraré un canasto de huevos. Lo llevaré a mi cabaña y de ese montón de huevos, lograré sacar , ya hacia el verano, cien pollos por lo menos. ¡Ah, que feliz me siento de pensarlo solamente! Me rodearán esos cien pollos piando y piando y no dejaré que se le acerque zorra ni comadreja enemiga.

“Una vez que tenga mis cien pollos, volveré al mercado. Y entonces, entonces…los venderé para comprar un cerdo.

“Sí, un cerdo, no muy grande, un lechoncito rosado. ¡Ya me encargaré yo de cebarlo! Crecerá y se pondrá gordo, porque estará bien alimentado con bellotas y castañas. Será un cerdo enorme, con una barriga que ha de arrastrarse por el suelo. Yo lo conseguiré.”

Siguió la lechera su camino, sonriendo ante la idea de ser dueña de tan robusto animal. ¿Que haría? Lo pensó un instante. Y otra vez una sonrisa de felicidad iluminó su linda carita.

“Claro está. Ya se lo que me conviene. Ese cerdo magnífico bien valdrá un buen dinero. ¡Con él me compraré una vaca! ¡Una vaca y …un ternero! ¡Ah, que gusto ver al ternerito saltar y correr en mi cabaña!”

Ya se imaginó la lechera correteando junto al ternerito. Y al pensarlo, río alegremente a tiempo que daba un salto.¡Hay cuanta desdicha siguió a su alegría! Al dar el salto , cayó de su cabeza el cántaro que se rompió en mil pedazos.

La pobre lechera miró desolada cómo la tierra tragaba el blanco líquido. Ya no había leche, ni habría pollos, ni cerdo, ni vaca, ni ternero. Todas sus ilusiones se habían perdido para siempre, junto con el cántaro roto y la leche derramada en el camino.

¿No os resulta esto familiar dentro del ámbito empresarial y dentro del ámbito del emprendedor? Pues este sueño y estos planes son ese famoso plan de empresa.

Eso si, luego llega la realidad y vuelca el cántaro de leche, porque el mundo es mucho más que nuestros sueños y tiene sus propios planes. Para evitar que todo se desmonte como un castillo de naipes, hay que establecer planes sólidos e inquebrantables.

Qué es un buen plan de empresa:

– Lo importante no es cuanto voy a ganar, lo importante es cuanto necesito ganar para garantizar una continuidad. En este sentido es una buena herramienta para marcar mínimos. Igual que en una economía doméstica miramos nuestros gastos, los controlamos y observamos cuantos son nuestros ingresos mínimos para sobrevivir.

– Todo plan tiene que tener un plan B, un plan C, … de monetización. Es muy habitual imaginarse un negocio y luego el mercado orientarte hacia otra cosa. Hay que ser flexible y no tener miedo en cambiar el rumbo si las lecturas nos indican que es más fácil monetizar de otra forma. La ventaja de un emprendedor con respecto a una gran empresa es su mejor maniobrabilidad: Una lancha gira mejor que un trasatlántico.

– Tiene que existir un rumbo. Igual que es importante girar con agilidad si el mercado nos lo exige, es importante tener un rumbo y un buen patrón de barco que lo dirija en la dirección adecuada.

– Planes de contingencias bien definidos y estudiados. Un imprevisto no puede en ningún caso comprometer nuestra viabilidad y nuestra continuidad empresarial. Tener en cuenta, que volcar el cántaro de leche es realmente muy fácil. Piensa que eso puede pasar y toma medidas antes de que pase.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SOLICITUD DE INFORMACIÓN

Dinos sobre que producto o servicio deseas recibir información y en breve contactaremos contigo.

×
Vídeo APP Koontigo

Koontigo – Semilla Proyectos Vimeo.

×
Vídeo GestiónInmo

GestiónInmo – Semilla Proyectos en Vimeo.

×
Vídeo Consultoría TIC

Servicio – Comercio Electrónico Profesional from Semilla Proyectos Internet on Vimeo.

×
Vídeo Consultoría TIC

Inversión en proyectos tecnológicos Semilla from Semilla Proyectos Internet on Vimeo.

×

SOLICITUD DE DEMOSTRACIÓN DE REALIDAD VIRTUAL

Dinos en que sector empresarial estás interesado para la demo y en breve contactaremos contigo.

×

SOLICITUD DE INFORMACIÓN

Dinos sobre que producto o servicio deseas recibir información y en breve contactaremos contigo.

×
Vídeo swmo Realidad Virtual Aumentada

VR/VRA – Semilla Proyectos en Vimeo.

×
Integración de plataformas

INTEGRACIÓN DE PLATAFORMAS

Plataformas que utiliza.

×
Optimización y evolución

OPTIMIZACIÓN Y EVOLUCIÓN DE PROYECTOS EN INTERNET

×